El Portal de la NES
  Artículo 2: ¡Fútbol en la NES!
 
ARTÍCULO Nº 2: ¡Fútbol en la NES!
(21/08/2009)



“Once señores en pantalón corto corriendo detrás de una pelota”. Históricamente así han descrito el deporte rey en España (y muchos otros países) muchas de las madres de los que en los años 80 y 90 jugábamos a la NES. Posiblemente nadie encuentre jamás una definición mejor.

Esto que parece una tontería, al parecer no era tan fácil de llevar a cabo por los programadores de videojuegos de la época. Por ello, el número de jugadores por equipo, así como otras reglas básicas (ya no hablamos del fuera de juego) fueron aplicadas de manera laxa.

Ya en los primeros años de la NES, nos damos cuenta de que lo que Soccer (1985) –primer juego de fútbol en la NES– ofrecía no se parecía demasiado al fútbol que conocemos: 6 jugadores por equipo y una diversión que brillaba por su ausencia. En efecto, el primer juego de fútbol de NES era un soberano churro. Eso sí, ¡existía el fuera de juego! Increíble.

Sin embargo, somos conscientes de que los medios de la época son insuficientes para conseguir un juego que contemple jugadas complejas. Lo que en ningún caso se perdona es que nos fallen en la jugabilidad.

Pasado el susto, en 1988 se nos presenta Goal!!, que en mi opinión da un salto interesante, ofreciendo una perspectiva aérea y ladeada, intentando dar una imagen menos bidimensional. Sin embargo, se seguía resistiendo la jugabilidad con un control muy rocoso.

Además, ese mismo año salieron otros juegos de fútbol: Soccer League: Winner’s Cup, simpático juego con gráficos superdeformed y Exciting Soccer: Konami Cup –exclusivo para FDS–, un lento pero bonito juego de perspectiva cenital. Por desgracia, como sucede a menudo, se quedaron en Japón.

   

Los primeros años de la década de los 90 fueron prolíficos en cuanto a juegos de fútbol. Eso sí, hay que apuntar que algunas compañías tiraron por un camino distinto al de la simulación, apostando sin paliativos por la diversión.

Nintendo World Cup, en 1990, supuso un soplo de aire fresco. Technos –la compañía desarrolladora– puso su franquicia Kunio Kun al servicio del fútbol. El resultado es estupendo: Un estrafalario juego de fútbol con tipos cabezones donde no existen las faltas y donde reina ante todo el sentido del humor. Las chilenas fantásticas y la posibilidad de jugar hasta 4 jugadores lo hicieron inolvidable. La versión japonesa del juego
Nekketsu Kou Kou Dodgeball Bu: Soccer Hen– es completamente diferente y también muy jugable. ¡Si no la has probado aún aprovéchate de vivir en la era de la emulación y dale caña!

Hora de hablar de uno de esos desconocidos juegos “only for Japan”: Power Soccer. Con un estilo infantil y desenfadado, nos muestra un juego cuya mayor virtud está en que cuando te acercas a portería, la vista cambia a una cámara frontal.

El estilo visual es ciertamente bien bonito en esa perspectiva, pero el resto del juego es tan convencional y simple que por desgracia no llega a destacar. De todas formas, loable intento e interesante idea lo del cambio de cámara.



1991 nos dio a conocer Tecmo World Cup Soccer. Un juego que se saltó la escala americana y aterrizó a Europa directamente desde Japón. ¡Y qué bien que nos llegase! Pese a no tener un apartado visual muy estético, pudimos disfrutar del que quizás es el juego más vertiginoso de todo el catálogo futbolístico de la NES. Rechaces, entradas, pelotazos,... ¡incluso se podía regatear siendo habilidoso con la cruceta! Todo desde una funcional vista 100% vertical. También fue el año de Kick Off –exclusivo de Europa-, otro simulador de vista cenital quizás aún más frenético, pero con un extraño sistema de control que se hacía difícil de dominar: El balón no iba pegado a tu pie, sino que le ibas dando empujoncitos. También dio un pasito adelante en el tema estratégico y como simulador de temporadas largas. El juego gustó y tuvo éxito, aunque nunca tuvo mi mejor agrado. Otro de los juegos que nos dejó tan prolífico año fue Ultimate League Soccer, el cual me parece tan lento y tan poco divertido, que lo único que puedo hacer es no recomendarlo. Da la sensación de que está a medio terminar. Hasta las sintonías son estridentes. De las peores opciones para darle patadas al balón –virtualmente–.

   

Y por último, un juego sin licencia desarrollado por Codemaster llamado Quattro Sports, en el que se incluyen cuatro originales juegos de índole deportiva, entre los cuales se encuentra Soccer Simulator. El juego, bastante regulero técnicamente y soso para la época, poco aporta al ya de por sí prolífico catálogo de la Nintendo Entertainment System. No es la peor basura tampoco, tiene velocidad y cierta jugabilidad, y hasta un modo para 2 jugadores, pero hay muchísimas opciones mejores, incluso dentro del año 1991.



Mención aparte merece Klash Ball. Esta marcianada (nunca mejor dicho) se parece de alguna forma a un juego de fútbol, pese a ser algún deporte futurista perpetrado por robots. ¿Será así el fútbol del futuro? Sinceramente espero que no.

En 1992 conocimos lo realmente bueno, lo salvajemente bueno. Empezamos hablando de Konami Hyper Soccer. El que está considerado como el abuelo de los Pro Evolution es el equilibrio hecho videojuego. Buena velocidad, buena jugabilidad, buen control estratégico,... quizá no sea el mejor en nada pero es muy bueno en todo.

Lo hace el más completo y por tanto, el mejor simulador. Además, es también exclusivo para Europa, y es que mientras los americanos se aburrían viendo béisbol, en Europa disfrutábamos de la magia de Maradona, Van Basten o Hugo Sánchez. Cosas de la cultura.

Para hablar del siguiente juego hay que ponerse serios. Estamos hablando de Oliver y Benji, palabras mayores para toda la generación a la que pertenezco. Por desgracia, vino a occidente modificado de forma que pese a mantener toda la magia, cambiaron a los personajes protagonistas. Y es que Tecmo Cup: Football Game es uno de los juegos más recordados de la NES. Para quien no lo sepa, es un juego de futbol que se maneja como si fuera un combate de rpg... es tan difícil de describir bien con unas pocas líneas que lo mejor sería que lo probarais vosotros mismos. No os cortéis, ¡existe una versión en perfecto español! Como decía, los originales japoneses (Captain Tsubasa y Captain Tsubasa Vol. II: Super Striker) que salieron años atrás contenían todos los personajes del clásico anime, lo que los hace especiales.

   

Por último, cerramos el año con los dos juegos menos notables. La secuela de Goal!, Goal! 2, seguía pecando de lo mismo que el original: la tosca jugabilidad. El otro es Top Striker, un completo desconocido “only for Japan” que al parecer contiene un poderoso modo historia
–basada en un anime– contada en un perfecto japonés (o al menos eso supongo), pero que como se ve en la imagen a la hora de jugar es caquita.
 
   

Pasados los primeros años de la década de los 90 sólo queda la decadencia de una videoconsola que sufría para sobrevivir entre Super Nintendo y Mega Drive. Los últimos coletazos aún nos tenían deparada una sorpresa: ¡Kunio y sus amigos vuelven! ... pero sólo en Japón. Soberbio título, el más divertido de todos, maravilloso, y una vez más nos privaron de él. Maldita la manía de no sacar a occidente estas joyas. Y esta vez no había excusa puesto que el anterior, aunque modificado en Nintendo World Cup, fue todo un exitazo. Este prodigio, que por cierto se llama Kunio Kun no Nekketsu Soccer League (1993)
aunque mucha gente lo conoce como Goal 3 pese a no tener que ver nada con esa saga–, es una versión potenciada del anterior, una verdadera secuela con mucho que aportar y muchas nuevas locuras que hacer con nuestros cabezones amigos.

Nintendo abandonó los 8 bits con los 3 últimos juegos de fútbol, una vez más son “only for Japan”, entre 1993 y 1994. Los 3 pertenecen a la franquicia J. League, la liga oficial de Japón –que precisamente fue fundada justo un año antes– así que trae todos los equipos oficiales. Primero vio la luz en 1993 J. League Fighting Soccer: The King of Ace Strikers, y un año después lo hizo J. League Winning Goal. Ambos con un apartado técnico interesante (era lo esperable en la época) aunque muy convencionales. Por otro lado, J. League Super Top Players pone la nota discordante, con un juego malo de narices y enormemente soso.

   

Así que básicamente esto es lo que hay, creo que no me olvido de ningún juego. A veces es bueno tener una perspectiva de los palos de ciego que hubo que dar hasta llegar a los Fifas y Pros que se prodigan hoy día.

Este artículo es una visión nostálgica al pasado donde nos detenemos brevemente en cada uno de los pasajes futbolísticos de 8 bits que nos ofreció la NES. Espero que hayan disfrutado y les haya hecho recordar.

LOQUO


 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=